Los pequeños descansos ayudan al cerebro a aprender cosas nuevas (+video)

El Globo News (Miami Dade)

Hay un dicho popular que dice que “la práctica hace al maestro”. Pero para nuestros cerebros no es exactamente así.

Una serie de estudios científicos muestran que practicar o estudiar sin parar no es la forma más eficiente de aprender algo nuevo.

De hecho, han señalado que la práctica incesante puede no ser la forma más eficiente de aprender una nueva habilidad: la mente necesita descansos para consolidar el conocimiento recién adquirido y transformarlo de un recuerdo transitorio a un recuerdo duradero.

Y uno de los hallazgos más recientes es que los breves descansos intercalados con la actividad conducen a grandes ganancias de aprendizaje: la mente aprovecha estos descansos para realizar una “repetición” mental súper rápida de lo que acaba de aprender, reforzando la habilidad recién adquirida.

Durante estos períodos de descanso, tu cerebro puede consolidar de manera más duradera gran parte de la información o las habilidades que quieres aprender.

Estos breves descansos pueden ser particularmente productivos para aquellos que practican movimientos nuevos, diminutos y repetitivos, como atletas o músicos, o incluso pacientes que intentan recuperar las habilidades perdidas después de un accidente cerebrovascular.

El hecho de que los experimentos tengan lugar en entornos totalmente controlados dificulta tener una “receta” para el tipo de pausa más eficiente para ayudar al cerebro a aprender.

En el caso de los estudios de laboratorio, durante el descanso, cada voluntario se quedó quieto, sin teclear en la computadora. En la vida real, el investigador sugiere que la mente descanse un poco de lo que sea que esté aprendiendo.

Si una persona está aprendiendo a tocar una canción, la pausa sería simplemente dejar de tocar, pensar en otra cosa o no hacer otra actividad que pueda interferir con aquella. No intentes aprender otra canción cuando estés descansando de la primera, porque usas las mismas regiones y capacidades de tu cerebro. Fuente BBC Mundo. Foto cortesía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.