¡NO ME EMPUJEN QUE YO VOY!

El Globo News-

Pedro Mena

Hace algunos años atrás, el presidente Rafael Caldera, amigo personal, en una de sus comentados y seguro lanzamiento como candidato presidencial de COPEI, al ser interrogado por un periodista del diario El Nacional, expreso: “No me empujen que yo voy”, una forma muy suigéneris de aceptar y comprometer su nombre a un nuevo proceso electoral nacional.

Ahora tomo ese ejemplo para aplicarlo al caso de nuestro presidente legítimo Juan Guaidó, bañado en la gloria, después de su bautizo en las aguas templadas del Congreso de la Unión, en la oportunidad de cumplir la invitación especial y formal del presidente Donald Trump, para acompañarlo en la presentación de su mensaje anual ante el parlamento norteamericano.

Esta popular frase del líder socialcristiano y dos veces presidente de Venezuela, nos revela la sapiencia de los constructores de nuestra anterior democracia, conocida como “la cuarta”, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera, hechos históricos que nunca deben sr olvidados por las nuevas generaciones de políticos en el país.

Muchos “opinadores de oficios” y “analistas políticos” vinculados a los minúsculos grupos denominados “talibanes del tablero”, pero lamentablemente también algunos aliados, intelectuales connotados pero desfasado de la política diaria, y otros ahora llamados “influencies”, se dieron a la tarea asistemática de agredir al presidente Trump, por odios y rencillas politiqueras, haciendo alarde de sus “condiciones sobrenaturales” para adivinar el futuro, anunciando que Guaidó no sería recibido por Trump, quien le daba más importancia a “jugar golf” en su mansión de West Palm que atenderlo.

Expresiones duras y desconsideradas, pero animadas por los factores de la desinformación, desesperos personales, especulaciones necias de todo tipo, algunos expresando que esta supuesta negativa de encuentro era por razones “impuesta por Putin”, y que la misma era una especie de “traición” al pueblo venezolano. (¿)

Yo recuerdo siempre como jugador de beisbol que fui en mi juventud y luego como diputado al congreso, donde organizamos el equipo de beisbol “Parlamentarios” realizando 36 juegos en nivel nacional con el equipo de “Artistas”, que para poder ganar un juego hay que sacar primero el “out” 27 a los fines de poder opinar luego con sensatez y tolerancia. Nunca se debe anticipar ese resultado, es un craso error.

La intolerancia y la insensatez, la traición y las agendas grupales ocultas fueron derrotadas en esta gira de Guaidó, la cual será un punto altamente positivo para el desenlace de la crisis política venezolana, que requiere de ahora de mucha unidad de acción y de pensamiento alrededor del presidente Guaido, con una actitud sincera de lograr la derrota del narco dictador, y su maquinaria criminal. Es la hora de la reflexión unitaria, debemos sumar cada día mas

El mejor ejemplo de unidad patriótica fue la demostración y larga ovación por parte de los parlamentarios de los partidos demócratas y republicanos, en la sesión del congreso de la Unión ocurrida en el Capitolio Federal, un “milagro” logrado por la gallardía, valentía y postura democrática del presidente Guaido y el pueblo de Venezuela. La fe mueve montaña. Ejemplo que seguir por los venezolanos opositores.

El ejemplo y tesonero trabajo del presidente Guaido, y su valioso equipo internacional, conformado por el canciller Julio Borges, los Embajadores Gustavo Torre Briceño (OEA) y Carlos Vecchio (USA), Gustavo Marcano, Ministro Consejero (USA) y el liderazgo de los partidos políticos, organizaciones comunitarias, y personalidades de Florida, han hecho posible el milagro de la resurrección y fortalecimiento del gobierno legítimo de Juan Guaido, en esta visita a los Estados Unidos.

La frase “No me empujen que yo voy”, cobro vigencia cuando la foto esperada por todo el mundo, sirios y troyanos, de los presidentes Trump y Guaidó en su entrevista en la Casa Blanca, ya deben estar en las primeras páginas de la prensa mundial, como un hecho histórico para un compatriota insigne de las nuevas generaciones para regocijo y satisfacción de todos los venezolanos, amantes de la paz, el progreso y la democracia.

Presidente Donald Trump y vicepresidente Mike Pence, embajador Elliot Abraham, muchas gracias, somos eternos agradecidos de la patria de George Washington y Abraham Lincoln, por su decidido apoyo moral, político y material a nuestra lucha contra la dictadura castro comunista venezolana. ¡Dios bendiga América ¡