Pablo Medina al presidente (E) Juan Guaidó: 7 millones de venezolanos no pueden esperar más

El Globo News

Pablo Medina Carrasco

La Junta Patriótica, voz de la Resistencia de Venezuela, se pronuncia una vez más ante la opinión pública nacional e internacional para manifestar de manera firme y frontal, su demanda por las acciones de resolución de la catástrofe humanitaria que sufre nuestro país. 

En tal sentido, y con la más alta consideración instamos al presidente Guaidó a que haga que se materialice en resultados positivos y prácticos sus palabras al denunciar que más de 7.000.000 de venezolanos están en una situación de extrema precariedad, lo que no debe ni puede esperar más porque en ello va la vida misma de inocentes desvalidos por la tragedia, como el mundo entero conoce.

No es tiempo ya de más opiniones, ni diálogos, ni diplomacia, es momento de la acción restauradora, de auxilio, de urgencia sin cortapisas y con auténtico compromiso con el deber humano, político, social y jurídico.

Grandes avatares de la comunicación social como Jaime Bayly, Fernando del Rincón y Jorge Ramos, han dado la más altruista batalla por la verdad y por la libertad de Venezuela, pero con una interesante particularidad: han desenmascarado a muchos autores políticos tras bastidores que apoyan al oprobioso régimen del tirano y usurpador Maduro y sus esbirros.

Sin duda, es un buen ejemplo y direccionalidad de lucha para los políticos serios y comprometidos con la libertad de Venezuela y no con negociados ocultos de espaldas a los más altos intereses de la Nación.

Al pueblo se debe decir la verdad; al pueblo debe respetarse y oírse; el pueblo es el soberano reconocido en las constituciones democráticas del mundo, aunque muchos políticos solo pretendan usarlo para sus intereses y lo manipulen, lo usen y luego le den la espalda, como han hecho muchos diputados de la Asamblea Nacional de Venezuela, y no conformes con tan ignominiosa actitud de traición, pretenden entrampar al propio Presidente Guaidó, atándolo de manos para evitar acciones contrarias a los intereses partidistas del llamado G4 o haciéndolo caer en trampas que lo debilitan o buscan que el pueblo le pierda confianza o haciéndolo quedar mal ante el mundo, como lo ocurrido el 23F, 30A y ahora Oslo.

Muy hábilmente con ardides han logrado vaciar de fuerza y contenido el eslogan «vamos bien», reconocido por los enemigos como una razón de esperanza para el pueblo que catapultaba a Guaidó. Sistemáticamente y paso a paso han ido desmontando el andamiaje de apoyo que generaba esa expresión de optimismo, para desdibujar el liderazgo y menguar la fortaleza del líder que ha de conducir la lucha por la libertad en contra de los aliados colaboracionistas del régimen y del propio usurpador.

Hoy, con evidente desesperanza, mucha gente se pregunta ¿vamos bien para dónde?

Presidente Guaidó, le reiteramos nuestro incondicional y solidario apoyo, pero nos vemos conminados por los hechos a alertarlo de los infiltrados colaboracionistas que no aceptan ser desplazados por la fuerza de su liderazgo, que en oportuna combinación con las urgentes demandas del pueblo que clama justicia y libertad, constituyen para los traidores de la política la pérdida de protagonismo y poder.

No es posible que a un pueblo sumido en tan bárbara tragedia se le soslaye y engañe una vez más. Háblele claro, no pueden seguir ocurriendo eventos como el de Oslo y que el pueblo se entere después por vía de los propios tiranos y según sus manejos fraudulentos.

Los usurpadores del poder en Venezuela han ganado reconocimiento político ante el mundo como parte de una negociación bien intencionada, con el único interés de torpedear cualquier opción de fuerza, que el pueblo mayoritariamente pide. Luego de sentarse ante otro país, como tercero mediador, cualquier acción distinta a la negociación puede parecer excesiva, sin justificación e impropia. Eso constituye la gran victoria ante el mundo de la jugada que hizo el G4 venezolano, dirigido por el G2 cubano.

Al Señor presidente, muy respetuosamente, le pedimos: No negociar con criminales. Hasta el gobierno de los EEUU se equivocó al hacerlo, porque los principios éticos y morales nunca, jamás deben ser violados. Es la observación de estos principios lo que nos asegura ir bien, cuando el camino es incierto.

Los más destacados personeros de la vida pública mundial y demócratas han coincidido que todo se ha agotado, como debió saberse siempre, por cuestión de psiquis criminal y circunstancia judicial de los tiranos e intereses políticos y económicos de sus amos cubanos, rusos, iraníes y chinos.

No permita más engaños de los que aparentan ser patriotas. El destacado escritor caraqueño Rodrigo Blanco Calderón, luego de ser galardonado con el premio Vargas Llosa en México por su libro The Night, refirió su dolor por muchos intelectuales y letrados que se prestan para apoyar la locura criminal que sufre el pueblo venezolano. Muchos de ellos han sido desenmascarados públicamente como señalamos al inicio.

Dios Bendiga al pueblo de Venezuela y guíe a sus líderes para estar seguros de que realmente vamos bien.

Por la Junta Patriótica, voz de la Resistencia,

Pablo Medina Carrasco

pablemmmedinacarrasco@gmail.com

@PABLOMEDINAML