En “primarias abiertas” opositoras, ¿quién sería el gran elector?

Pedro Mena 

Existe una tesis formulada  por un sector del liderazgo opositor de la MUD, que plantea la posibilidad de convocar unas  “elecciones primarias abiertas”, para elegir el candidato presidencial de la oposición democrática y así rescatar una jerarquía de liderazgo institucional y de política unitaria, capaz de impulsar nuevas acciones contra la tiranía.

No  se habla nada de cuál será la estructura organizativa en todos sus niveles del país y que sectores la  integrarán y cuál  será el proyecto concreto de rescate económico,  social y político del país? El pueblo hambriento y humillado, espera respuestas claras y convincentes.

Toda manifestación de apertura y ampliación debe ser bienvenida como una forma  real del ejercicio democrático, es una postura de principios sin discusión.

En nuestra opinión, esto funcionaría con normalidad en un país con respeto a la práctica democrática, que no es el caso actual, pero no dentro de un régimen dictatorial, narco corrupto, integrado por delincuentes, y con todos los órganos del estado bajo estricto control político del PSUV, lo que les permitirá maniobrar y controlar a sus antojos cualquier proceso electoral hacia sus intereses continuistas e inquisidores.

Si no hay las garantías reales de independencia política de un nuevo CNE  y la supervisión internacional de la OEA y otros bloques regionales está actividad equivale a  un “suicidio en primavera”,

Como evitar que el  gobierno y el PSUV sean los grandes electores de este proceso de “primarias abiertas “ o cerradas?

No tengo duda que su  votación, motivada por torvos intereses políticos , estarán centradas hacia la “elección” del candidato de oposición ,  que más garantice su continuación en el poder y tenga el mayor rechazo en los electores opositores , lo que sin duda alguna , colocará al régimen frente a unas elecciones presidenciales poca ortodoxas.

Su maquiavélica y malsana capacidad creativa, herencia del G-2 cubano, los llevará a “elegir”, por obra y gracias de la maniobra y control político del CNE, al candidato presidencial opositor, simplemente ordenando votar a sus electores, sin necesidad de cualquier “turbia negociación “.

Piensen en estos posibles candidatos habilitados: Andrés Velásquez, Henry Falcón, Henry Ramos  Allup y Manuel Rosales

¿Quién ganaría?

Ellos van  a estimular la división y dispersión  de la votación opositora , con el apoyo a otros “candidatos” que puedan y deban surgir en el proceso de postulación , donde posiblemente  los “ultras “ presentarán sus propias fórmulas distintas a las unitarias o de mayor consenso político o se abstendrán como de costumbre

Al final el resultado será de pronóstico reservado , ganará el candidato del régimen , con una votación dividida , frágil y timorata de la oposición democrática venida a mengua por la acción estratégica del G-2,cubano y quien llegue de segundón solo será una triste validación electoral de un proceso viciado, fraudulento , y frustrante para quienes. Teníamos aspiraciones de lograr el cambio por la vía electoral y democrática.

Luego de electo el nuevo Presidente del continuismo chavista, la ANC cubana, procederá a aprobar una nueva “constitución socialista y revolucionaria “, sin aprobación ni referéndum popular, que ampliará el periodo constitucional por 20 años más, legalizando de esta forma, la permanencia en el poder del castrocomunismo y liquidando de una buena vez a la oposición democrática y radical de un solo “machetazo” histórico.