La ciudad capital en los 80: Caracas, gastronomía de excelencia y cordialidad (+video)

Rafael Fuentes Jr.

el Globo News/

Lo cuento y me emociono, porque lo llevo en mi corazón. Fueron los años en nuestra inolvidable Caracas. Aunque ‘recordar es vivir’.

Fueron los tiempos de la famosa gastronomía, considerada entre las mejores del mundo. Cuando distinguidas personalidades de otros países iban a Caracas y disfrutaban de su exquisita cocina. ¡Lo viví y gocé!

“Nos vemos en el Alazán, en Altamira, almorzamos, nos tomamos uno y hablamos de los conciertos…  anda, espérame en el aeropuerto”.       

Restaurant El Alazán

Hoy, desde muchas ciudades que abrieron sus puertas a los venezolanos, como Miami, Nueva York, Charlotte, Tampa, Houston, West Palm Beach, Madrid, Bogotá, Santiago de Chile, Ciudad de Panamá, Santo Domingo, Ciudad de México, o desde Viña del Mar, donde me encuentro … evocamos aquel estilo de vida de un sector de la sociedad caraqueña.            

Dia y noche, Caracas se hacía sentir

Antes de que se pusiera de moda el Dena Ona, uno de los lugares de encuentro fue el restaurant Bogavante. Era el barco estaba al final de la avenida Venezuela, saliendo a la autopista con la mejor gastronomía marinera, y sus exquisitas langostas, al lado del Piano Bar Decamerón. Iban todos los artistas famosos y se presentaban allí grandes shows e improvisados. Al frente quedaba el Palacio Imperial para los que gustaban de ver chicas piluchas.

Como olvidar El Portón, El Caney, La Mansión, con sus mejores carnes. Los bares, tascas y restaurantes abundaron también en Sabana Grande. Todos eran similares en ambiente alegre, tragos, precios y generosas raciones. Algunos todavía se mantienen esperando a la fiel clientela que desapareció de sus alrededores, pero la mayoría de sus nombres solo están en la memoria de quienes los frecuentamos; así como las tiendas y locales de todo tipo que hicieron feliz a más de uno, pero lamentablemente desaparecieron.

La avenida Solano López tuvo también su época, con el Vechio Molino, El Caserío, Da Guido, La Huerta, Urrutia, Rías Gallegas, Franco y Camilo´s, que conformaban el “Triángulo de las Bermudas”. También hubo lugares alternos como La Bajada y El Viñedo.  

Dena Ona: todo bueno

Restaurant Dena Ona en El Rosal

Aparte de la exquisita gastronomía que se disfrutaba en los comedores en su inimitable y gigantesca barra, con su enorme árbol al centro del comedor principal, el restaurant de los hermanos Gallardo, Manolo y Antonio se distinguía por su bar ejecutivo que no era otra cosa que un verdadero club de amigos, consecuentes comensales que diariamente nos reuníamos hasta largas horas de la noche con la atención especial de sus barmans, Genaro, Alex y Freddy.

Nos atendían como reyes, con suculentas paellas y los whiskies mejor servidos de Caracas. Allí compartí muchas veces con mi amigo de muchos años, René Fuentes, quien llegaba en sus viajes de Miami-Caracas directo del aeropuerto al Dena Ona.

Los fines de año celebrábamos en grande las fiestas decembrinas y hacíamos una gran reunión en la cual todos poníamos una cuota que alcanzaba hasta para pagarle sus honorarios artísticos a Cheo Méndez quien nos consentía con su amplio repertorio de canciones y su mágica guitarra.

Con el radiodifusior Charles Arapé, Luis Silva y el compositor Joel Leonardo en el Dena Ona

Recuerdo los pasapalos, únicos del Dena, como las croquetas de mero, el seviche y el pollo chicharrón, nunca los probé tan ricos en otro negocio.

Me pregunto a veces si volviera a Caracas ¿algún día podré revivir aquellos días?

Dena Ona le hacía honor a su nombre. En vasco significa Todo bueno. Fui muchos años la voz oficial de la cuña que salía en las radios y en televisión. Realmente era el consentido de mis inolvidables amigos, los Gallardo.

*Recordar esos años me llena de satisfacción. Tristemente todo ha cambiado en Caracas. Una ciudad que perdurará en nuestros recuerdos.

Como dice René: ¡Oh, Caracas quien te viera como ayer!

Próximo Artículo…

Venezuela y lo que no debió ocurrir.

Foto principal: La ciudad capital en los años 80 Caracas