RESFRIADO COMÚN, LA GRIPE Y EL COVID-19: CON SÍNTOMAS QUE PUEDEN CONFUNFIR

El Globo News

MIAMI. – No siempre es tan fácil distinguir entre el resfriado común, la gripe y el Covid-19. Las gripes suelen llegar de repente y los que la padecen experimentan con frecuencia dolores musculares, escalofríos, dolor de cabeza, fatiga, entre otros síntomas que se sufren con mayor intensidad que si se trata de un resfriado.

El síntoma más frecuente del Covid-19 es una fiebre alta y tos seca, además de pérdida del sentido del olfato y el gusto. También son frecuentes los temblores con escalofríos que no ceden y dolor muscular, de cabeza o de garganta. Y pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición al virus y su grado o presentación puede variar. No todo el mundo presentará todos.

Ahora que comienza la temporada de influenza, los expertos alertan que la sintomatología puede ser tan similar que no podrá desestimarse la posibilidad de tener coronavirus sin hacerse un test, con la sobrecarga que esto supone para el sistema hospitalario. En zonas que ya experimentan problemas y retrasos para ofrecer los resultados de los tests de covid-19, la situación podría resultar caótica.

La influenza y la vacuna

Por esta razón, las autoridades insisten en la necesidad de vacunarse. A pesar de que es segura y barata, menos de la mitad de los estadounidenses se ponen la vacuna de la gripe (el 49% en la temporada 2018-19), y el porcentaje es todavía inferior entre personas de otras razas diferentes a la blanca, a pesar de ser especialmente vulnerables al coronavirus. En la temporada del 2017 al 2018, solamente el 28.4% de los hispanos en Estados Unidos se vacunó contra la influenza, el virus que causa la gripe.

Al margen del coronavirus, la gripe es, en sí misma, peligrosa para los grupos vulnerables, entre los que se encuentran las personas mayores, los niños pequeños y las mujeres embarazadas. Las estimaciones preliminares de la temporada anterior se refieren a unas 62,000 muertes por influenza en el país. Vacunarse no solamente reduce las posibilidades de enfermar, sino también que los síntomas sean menos severos. Fuente externa.

Gráfica cortesía

A %d blogueros les gusta esto: