Se cumplen 52 años de la hazaña de “Morochito”, primer venezolano en ganar oro en juegos olímpicos

René Fuentes-

El Globo News/

“Hoy llega ‘Morochito’, ¡vamos a recibirlo!”, y nos fuimos un grupo de jovencitos. Nos montamos en un autobús de la circunvalación ENSA y llegamos a la avenida Sucre de Catia, había mucha gente esperando el paso de la caravana en la que vendría el campeón olímpico. El gobierno decretó ese día como no laborable en Caracas para el recibimiento del púgil cumanés.

“¡Ahí viene! ¡Viva ‘Morochito’!”, gritaba la gente emocionada ante la presencia de la figura deportiva de Francisco “Morochito” Rodríguez, quien desde un vehículo convertible saludaba a la gran cantidad de personas apostadas a lo largo de la vía.

Fue un día de júbilo para el país porque llegaba el primer medallista de oro en juegos olímpicos en la historia del deporte nacional, antes se habían logrado dos de bronce, con Asnoldo Devonish (atletismo) en Helsinki en 1952 y Enrico Forcella (tiro) en Roma en 1960. En referencia al oro, el guayanés Rubén Limardo conquista la segunda presea en Londres 2012.

La hazaña de “Morochito” paralizó a Venezuela, eran los tiempos del auge del pugilismo, sin la comercialización de la televisión. Época cuando los boxeadores cumaneses, de la escuela de Ely Montes, deslumbraban en el Palacio de los Deportes en la avenida San Martín y en el Nuevo Circo en San Agustín del Norte, ambos en Caracas.

Cuando se preparaban para viajar a México, los entrenadores Ángel Edecio Escobar, Eleazar Castillo y Pedro Cuggia (preparador físico argentino) coincidían en que Venezuela lograría medalla en boxeo porque iba con una selección de primera por la presencia de Francisco Rodríguez en la división minimosca (48 Kg); Félix Márquez, también de Cumaná, en el peso mosca (51 Kg); Armando “Mono” Mendoza en el peso ligero (60 Kg) y Nelson Ruiz en la división súper ligera (63.500 Kg). Solo Rodríguez se metió en el medallero.

Era la primera vez que se reconocía a la división minimosca (48 Kg) en el boxeo de los juegos olímpicos. Precisamente el venezolano tenía inconvenientes para el peso reglamentario. “Tuvimos que ejercitarlo para que hiciera el peso porque tenía 600 gramos pasado. Lo pesamos otra vez y presentó 50 gramos por arriba. Le dije ‘abre la boca’, y le quité una plancha. Se subió a la balanza y no hubo problemas”, dijo el entrenador Eleazar Castillo.

El de menos peso, Francisco Rodríguez (20 de septiembre de 1945), el hijo de Olga Margarita (“La cumanesa”), el más conversador del grupo, impuso su rapidez con sus desplazamientos y con combinaciones certeras de golpes logró vencer al cubano Rafael Carbonell, a Khata Karunarathe de Sri Lanka, a Harlan Marbley de EE.UU. y el 26 de octubre de 1968, por la disputa del oro, derrotó en gran demostración, con una decisión 3-2, al surcoreano Yonk-Ju Jee.

En su pelea final con el surcoreano Yonk-Ju Jee

El recordado comentarista deportivo Carlitos González transmitió la pelea en vivo y directo desde Ciudad de México por Radio Rumbos (“El gigante deportivo”) a las 4 de la tarde, hora de Caracas: “Señores Morochito está muy bien, luce rápido con sus puños, tira su izquierda y conecta al rosto. ¡Vamos ‘Morochito’! El surcoreano Ju Jee llega con la derecha al cuerpo. ‘Morochito’ contragolpea con su izquierda y su derecha en directo”, era la emoción del combate por la medalla de oro en el peso minimosca de los Juegos Olímpicos México 1968.

SE NEGÓ A INCURSIONAR EN EL BOXEO PROFESIONAL

El pugilista, a finales de los sesenta y comienzo de los años setenta, era temido por los boxeadores amateurs del mundo en su división. Su presencia en cada evento llamaba la atención. Francisco Rodríguez, además del oro olímpico, fue medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá, en 1967, y oro en los Juegos Panamericanos de Cali, Colombia, en 1971. Al año siguiente asistió a los Juegos Olímpicos de Múnich y perdió por KO en su primera presentación, y tomó la decisión de no combatir más.

A “Morochito” le llovieron ofertas para que incursionara como profesional, pero siempre se negó. Se hizo entrenador y pasó a ser empleado del Instituto Nacional de Deportes (IND) en Caracas.

El talentoso atleta ha sido un ejemplo. Sus hazañas inspiraron a otros púgiles como Pedro Gamarra, ganador de la medalla de plata en Montreal, Canadá, en 1976; Bernardo Piñango, plata en Moscú en 1980; y Marcelino Bolívar y Omar Catarí, quienes obtuvieron las de bronce en Los Ángeles en 1984. Y recientemente Yoel Finol, quien ganó bronce en Río 2016.

“MOROCHITO” RODRÍGUEZ HOY

“Morochito”, ha sido olvidado por las autoridades del deporte. Su situación económica es crítica. Durante la realización de los Juegos Olímpicos de Río fue entrevistado y en esa ocasión manifestó que se encontraba sin dinero, a punto de empeñar la medalla de oro para solventar el mal momento que vivía.

Francisco “Morochito” Rodríguez, leyenda del deporte venezolano, reside en Casalta, popular zona de Catia (oeste de Caracas), donde existe un barrio que lleva su nombre.

Gráfica principal: “Morochito” mostrando la medalla de oro   

A %d blogueros les gusta esto: