Tardes de la venezolanidad en Doral

René Fuentes /

Especial para Elglobonews.com

Las tardes de Don Pan, en Doral, nos ubican en Caracas y en varias ciudades de Venezuela. Es el momento del café tradicional y de la espontánea reunión animada por el conversador Raúl López, quien sentado de espaldas a la pared le da la mano a cada uno de los amigos que se acercan todos los días al acostumbrado encuentro de venezolanos.

Plaza Bolívar de Caracas

Es el momento de evocar acerca de aquella Caracas, la del imponente Ávila y su valle receptor. La ciudad de la sana vida nocturna y de la variada e internacional gastronomía. Agradable, bella y motivadora, de estadía feliz, placentera e inolvidable. Pero también Venezuela tiene otras grandes ciudades como Valencia, Barquisimeto, Maracaibo, Maracay, Mérida, San Cristóbal,  Trujillo,  Porlamar,  Puerto la Cruz, Puerto Ordaz,  consideradas íconos de épocas doradas que nos emocionan cuando nos referimos a esos tiempos vividos orgullosamente en cualquier pueblo o ciudad de nuestro gran país.

Hoy en amena conversación en las tardes de Don Pan, evocamos aquellos esfuerzos que construyeron un país excepcional, adonde todos querían ir en busca de la felicidad o por el deseo de salir adelante. Pero con dolor recorremos también una parte de su historia signada por la desesperanza.

DON PAN AGRADABLE PUNTO DE ENCUENTRO

  • Venezolanos entran y saludan… “Qué más chamo”, “Epa pana, cuéntame”, “Qué sabes de la patria”, y se dirigen por el café, el cachito, el pan, la cachapa, deliciosos productos con el rico sabor de siempre, en cómodo local identificado con nuestras costumbres, ahí nos vemos y “hablamos largo y tendío”.

Como no recordar los buses que llegaban de madrugada al terminal del Nuevo Circo de Caracas y sus alrededores en San Agustín, después de recorrer cientos de kilómetros full de personas que iban a la capital por diversas razones. Como no recordar las esquinas de la “Sucursal del cielo”: Pajaritos, Santa Capilla, El Conde, Carmelitas, La Marrón, Catedral, La Bolsa, Las Monjas, Dr. Paul, Ibarras, Madrices o Veroes, entre otras. “Cada esquina tiene su nombre, cada nombre tiene su historia”.

Inolvidable para todos, las calles y avenidas… Bolívar, Libertador, Avenida Sucre de Catia, Urdaneta, Francisco de Miranda, Fuerzas Armadas, Baralt, Lecuna, San Martín, Páez de El Paraíso, Intercomunal del Valle, Presidente Medina o Victoria, Boyacá (Cota Mil), La Casanova, La Solano López, Avenida Morán, Cota 905, Principal de las Mercedes, Universidad y México.

Son muchos los temas que llegan a nuestras mentes… cómo olvidarlos. Fueron tiempos especiales que disfrutamos, como el clima y la amabilidad de su gente, cada pueblo y ciudad, con sus giros dialécticos, pero todos cargados de sentimientos y de vivencias. ¡Oh Venezuela quién te viera como ayer!

Evocamos y vivimos con visible emoción aquellos tiempos otra vez, en las tardes de la venezolanidad en el acogedor Don Pan de Doral (41 calle y la 107 avenida).

En la foto: Manuel Díaz Gámez (Caracas), Néstor Negrón (Caracas), José Cegarra (Trujillo), Orlando Gutiérrez (Táchira), Raúl López (Lara) y Jairo Escalante (Mérida)

Foto: El Globo News