Tecnología y dispositivos para sobrevivir a la cuarentena

El Globo News/

MADRID-ESPAÑA. -Ni la más arriesgada de las películas de ciencia ficción podría dibujar una escena tan dramática: la crisis del coronavirus ha dejado pequeños todos los guiones propios de Hollywood y ahora es responsabilidad de todos hacerle frente evitando el contagio y quedándonos en casa.

En países como Estados Unidos o los escandinavos existe una mayor cultura del teletrabajo, pero no así en España, donde sean hemos visto obligados a abrazar de forma súbita este modo de trabajar. Ahora bien, ¿cómo puedo organizarme en casa para seguir estando operativo y ser productivo?

Pensar que basta con llevarse el portátil y encerrarse en el cuarto es un error: esta solución nos puede sacar del apuro una tarde o un fin de semana, pero en un encierro de -al menos- dos semanas, hay que crear un nuevo entorno de trabajo en casa.

Si bien Amazon y tiendas similares cuentan con problemas de stock de productos higienizantes, es posible comprar otro tipo de dispositivos que nos permiten montar la oficina en casa. Si estás dispuesto a ello, sigue los siguientes consejos:

Una buena conexión a Internet

Puede parecer una tontería, pero todo el teletrabajo depende casi exclusivamente de que seamos capaces de acceder a Internet para las comunicaciones remotas y conviene recordar que no estaremos solos en el encierro: los que tengan hijos, lo más probable es que estén jugando a Fortnite o viendo Netflix y acaparando el grueso del ancho de banda.

Esta circunstancia puede arruinar la experiencia de una videoconferencia y poner en aprietos la descarga o subida de archivos de gran tamaño a la nube. ¿Qué se puede hacer?

Los principales operadores se han adelantado a este potencial colapso de los routers ofreciendo gigas gratis a sus abonados y una buena opción es recurrir a nuestra propia conexión a Internet mediante el móvil haciendo tethering.

Compartir datos es muy sencillo (instrucciones para hacerlo en un dispositivo Android y un iPhone): el móvil actuará como router y con la generosidad de datos ofrecidos de forma gratuita por los operadores (entre 30 y 60 GB), no habrá problema para un uso profesional de la línea.

Pero si lo que se desea es garantizar el acceso al router de casa y evitar su colapso, lo más recomendable es emplear una conocida como red en malla, consistente en adquirir un router adicional, tipo Google WiFi, que gestiona la conexión y asigna recursos en función de la demanda.

Dar el salto a la nube

Para quien no tenga el hábito de utilizar herramientas en la nube, es el momento adecuado para dar el salto. El principio básico de estos programas reside en ubicar toda la información en servidores remotos de manera que dé cualquier lugar se acceda a ella.

Los autónomos y gente habituada al teletrabajo conocen bien sus ventajas y quien se habitúa ya no puede pasar sin ellas. Lo más recomendable es emplear herramientas como Dropbox, Google Drive o OneDrive, que cuentan con una cuota básica de almacenamiento totalmente gratuita y a partir de ahí precios anuales realmente económicos.

El móvil un gran aliado durante la cuarentena

El poder de las videoconferencias

Ya no podemos salir de casa y mucho menos reunirnos con clientes o proveedores, pero esto no quiere decir que el aislamiento nos incomunique. Quienes ya hayan empezado a teletrabajar habrán descubierto las ventajas de una conferencia con conexión a vídeo y entre varios asistentes.

Sería tentador recomendar herramientas dedicadas como Zoom, pero realmente no es necesario instalar ni contratar servicios de software nuevos cuando todos tenemos en nuestros bolsillos unas herramientas muy poderosas que pueden aprovecharse desde ya.

Nos referimos a la videollamada grupal de tanto WhatsApp como Messenger, unas funciones que estaban ahí, casi olvidadas, y que ahora cobran especial sentido por una mera cuestión de necesidad.

Estas conferencias son cifradas de punto a punto con lo que la privacidad está garantizada, y lo único que exigen es una conexión a Internet aceptable, algo que habríamos garantizado en el punto anterior.

Fotos cortesía