Trino Mora, hermano: ¡Libera tu mente, sé tú mismo!

Pedro Mena

Especial para el Globo News

En las últimas semanas a través de las diversas redes sociales, gracias a mi amigo Neilo Narváez destacado productor musical,  se han colocado una serie de informaciones con diversas ópticas y visiones sobre la triste situación que afecta al destacado artista venezolano, compositor e interprete mi amigo Trino Mora, a quien aprecio y estimo como un hermano, por conocer su gran calidad humana, su amor por su profesión, don sagrado que Dios le otorgó para beneplácito de la humanidad que escucha y sigues sus canciones.

El rostro de las equivocaciones o errores que cometemos a diario los seres humanos, porque somos imperfectos ante Dios, quien nos otorgó la inteligencia y la comunicación para hacernos mas placentera la vida, no puede convertirse en una especie de “guillotina” para profundizar los males o problemas que puedan tener nuestros semejantes, usando a veces calificativos llenos de odio, calumniosos y aberrantes, que lo colocan en el reglón más alto de la miseria humana.

Como católico practicante por ser miembro de Emaús, he aprendido que la misericordia, el perdón, la solidaridad y el amor puro a nuestros hermanos es una necesidad diaria. Si Jesús murió sacrificado, luego de haber sido humillado, torturado, flagelado por las jaurías sedienta de sangre, por perdonar con su ejemplo mítico nuestras equivocaciones, desaciertos y errores, convertidos en pecados, ¿porque nosotros no podemos actuar usando como modelo sus enseñanzas?, ¿Es muy difícil hacerlo o lograrlo?

Inicio de una amistad. “Club del Clan”. CVTV canal 8

Durante la década de los años sesenta, concretamente entre 1964 y 1968, el canal privado CVTV, canal 8, propiedad del grupo Vollmer, inicia su programación juvenil, produciendo de las manos de los “Brothers”, los conocidos  hermanos Richard y José Hernández, y de Rosario Prieto, el programa récord en audiencia, “El Club del Clan”, homologo del argentino de moda en ese tiempo, quien  los días sábados presentaba los mejores talentos artísticos en desarrollo, como una cantera fabulosa de promoverlo, entre los cuales se encontraba Trino Mora, Nancy Ramos, Armando  Biart, Raúl Rivas, Los Dione, Chivo eléctrico Duque, los Claners, Los Darts y Carlitos Morean, los Supersónicos con Ivo, Géminis 5, Tania, Diego Bolaños, Andrés Trigo, Rudy Márquez, y excelente cuerpo de hermosas bailarinas,  integrado por  Rosario Prieto, Marzia Piazza, Haydee Balza ( campanita), Raíza Paredes, Marisol Paredes, Celia González y Sonia Guedez. Fui un asiduo asistente a este programa, allí comencé mi amistad con Trino Mora, la cual se desarrollo armoniosamente en el tiempo.

Campaña electoral presidencial Maestro Prieto candidato

En el año 1978 la campaña presidencial venezolana se pleno de candidatos, el Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa, “Maestro de América”, lanzo nuevamente su candidatura a través de su partido Movimiento Electoral del Pueblo, MEP, en esta oportunidad el destacado publicista de la época, el exsenador Rene Esteves, con su empresa asume la dirección de la campaña mediatica, y en tal sentido crea el slogan “Prieto, Maestro, Honesto y Autentico, en el se puede creer”, la cual contrata los servicios de Trino Mora, por mi sugerencia personal al ser integrante de su comando de campaña, la creatividad y genialidad de Trino nuevamente se hizo presente, entramos al estudio de grabación , a las 6 pm de la tarde y terminamos a las 8 de la mañana del siguiente día, con un producto acabado  de alta calidad musical y de contenido, que el propio maestro Prieto agradeció a su autor personalmente. La fallecida mama de Trino fue maestra durante varios años, y existía una empatía familiar con Prieto. En la anterior campaña electoral de Lorenzo Fernández de COPEI, ( 1973 )trabajo activamente junto el cantante Ivo, recorriendo el país con su show musical de apoyo al aspirante socialcristiano.

Mis cincuenta años

El grupo de amigos, encabezados por el Dr. Werner Reyes, mi ahijado, y colega de promoción de abogados de la Universidad Santa María, organizaron una celebración con motivo de mis 50 años, el día 30 de agosto de 1997 en la sede del Colegio Médico de Dto. Federal y Miranda, bautizada “Los 50 al estilo de los sesenta”, la cual sorpresivamente, por ser su regalo, Trino Mora, presento su show musical con toda su banda y cuerpo de baile, que fue contagiante, alegre y emotiva.conviertiendo en minutos un verdadero “manicomio” la pista de baile del club, donde nadie se quedó sin hacerlo y cantar a coro .En esa época yo era el secretario municipal del Municipio Baruta con la Alcaldesa Ivonne Attas actualmente mi comadre de sacramento. Otros amigos como los actores y matrimonio Daniel Alvarado, Emma Raben, y un grupo de colegas de tv, se sumaron felizmente a la fiesta. Nuevamente Trino Mora con su calidad humana y artística sellaba nuestra amistad de siempre.

Fallecimiento de mi madre

Dos días después de esta celebración, el 1 de setiembre del 1997, mi madre fallecía de un fulminante ACV. Por ironía del destino el mismo grupo de amigos y familiares, que festejamos mi cumpleaños, ahora nos reuníamos para despedir a mi madre Carmen Mena en sus actos finales. En ese momento crucial del amor por la vida, además de mi esposa y hermanos, sentí el aprecio y la querencia solidaria de un verdadero amigo Trino Mora, quien estuvo a mi lado todo el tiempo que duro los funerales, aconsejándome y dándome fortaleza espiritual. Una solidaridad y gesto que nunca olvidare.! ¡Qué calidad humana!

Mi hijo Edward le graba un tema musical

Con el tiempo yo me vine a los Estados Unidos, un día antes de mi viaje, nos despedimos en mi casa con una sencilla reunión de amigos de siempre. Recuerdo su sonrisa y palabras de estímulo con gran valor humano. Ya en Miami, Florida, con el tiempo, teníamos un programa de radio en Actualidad 1020 am, los domingos de 12 a 1 pm, titulado “Hola Broward”. Posteriormente por sugerencia le pedimos una canción me pregunto que quien la grabaría, al decirle que Edward grito de sorpresa y respondió asombrado ¡! el carajito que yo sacaba a jugar no puede ser! El maestro productor Henry González, y Edward, seleccionaron el tema “Me equivoque otra vez”, balada rock, un domingo sorpresivamente lo entrevistamos en vivo y le colocamos la producción final de su balada, llorando de alegría y expresando que nunca pensó que el niño que el cargaba y jugaban, le grabaría uno de sus temas. Cosas de la vida y de Dios.

Solidaridad con un amigo y compatriota

Por estas razones humanas, expreso mi absoluta solidaridad con mi hermano Trino Mora, atravesando hoy, gracias a Dios mejorando en sus terapias clínicas, por conocerlo a fondo su integridad moral, ética y humana. Cualquiera no está exento de cometer errores, y rectificarlo a tiempo es una bendición, que requiere el beneficio del perdón y la misericordia de todos sus amigos y allegados personales.

Frank Fiori, además de excelente musico, es una extraordinaria persona que ha tomado para si el caso de Trino Mora, como hermano y amigo de muchos años, resolviendo con sus colegas músicos y amistades con relaciones oficiales, los problemas básicos de Trino, casa, alimentación y salud, porque su vivienda era su propio carro por varios meses, y al fin logro que le otorgaran un apartamento, por ser una figura histórica importante de la música internacional, orgullo de Venezuela. Un hecho social y puntual. No merece comentarios malévolos o calumniosos. El hambre y la necesidad no tiene rostro político.

En estos momentos solo me queda elevar mis plegarias por la pronta recuperación de su salud, de un hermano apreciado y estimado por muchas personas que lo conocemos de cerca, por sus valiosas cualidades humanas, símbolo de la amistad sincera. ¡En manos de Dios!

Recuerdo la letra de una de sus mejores canciones “Libera tu mente”:

Si tienes en tus manos la verdad, a nadie te podrá a ti callar, conocerás mejor la gente y a cualquiera siempre de frente, porque ellos algún día, así lo harán.  Libera pues tu mente, no bajes mas la frente, ve siempre hacia adelante. nunca atrás.” Esto pedimos a Dios por ti hermano de siempre. Pa’lante no estás solo!