UN PASO ADELANTE: LA SITUACIÓN SANITARIA Y POLÍTICA DEL PAÍS

Por el Dr. Luis Mata Mollejas

Toda la Actividad humana en esencia está dirigida a la subsistencia y a la reproducción, esto es mantener el ciclo de la vida y ello ocurre en procesos multidimensionales, al interaccionar el individuo y la sociedad con el medio físico o biosfera; cuyo devenir está enmarcado en el uso de los flujos energéticos que la deciden.

Debiendo resaltar que, en cada sociedad, la producción de alimentos, medicamentos y servicios básicos para el consumo final, o actividad económica real, está condicionado por el intercambio múltiple entre bienes e individuos, lo cual depende, hoy, de la funcionalidad del subsistema de pagos y financiamiento, incluidos el comercio al detal y el internacional, toda vez que ninguna sociedad es autosuficiente.

En síntesis, la existencia de la economía real está condicionada por la funcionalidad monetaria financiera y estrechísimamente, vinculada a las decisiones y restricciones políticas. En el caso venezolano, los problemas más graves y urgentes están en los ámbitos petrolero y monetario. En el petrolero porque hemos pasado de exportadores a importadores y en el monetario financiero porque hemos vuelto al siglo XIX. O sea, sin moneda nacional.

 Llegados hasta aquí, debe entenderse que el progreso en el bienestar material social no es garantía para alcanzar la armonía política; y si la búsqueda de la paz social es el único objetivo de la política, el miedo se convierte en el arma clave del más despiadado… llevando, al combate por la vida, elementos complejos por las disensiones políticas e ideológicas.

Así, hoy, la pandemia del coronavirus representa un reto mayúsculo para todos los países, pues, el consenso casi unánime para combatirla: quedarse en casa, conlleva el trastorno de las actividades productivas-distributivas de bienes, evidenciando el conflicto entre vencer la amenaza de muerte hoy… y mal morir en la miseria mañana … introduciendo al miedo en la discusión de la estrategia para armonizar propósitos y recursos … o arte de gobernar.

En síntesis, quién gana en Venezuela menos de un dólar al mes, cuando la canasta básica alimentaria cuesta dos dólares diarios, está sometido a la tortura de ir muriendo por hambre minuto a minuto… tortura cruelísima, cuando el desvalido no cuenta con ninguna monedita en su bolsillo, por el irracional manejo del sistema monetario nacional.

A %d blogueros les gusta esto: