Unidad nacional contra la dictadura

Pedro Mena
Analista político

Solidaridad con los diputados “sancionados” por la ilegítima Asamblea Nacional Cubana, y en especial con la AN legítima y de cambio y rescate de nuestra libertad y democracia .
La bestia herida da sus zarpazos de muerte lenta y segura en medio de sus arrebatos de locura y represión, su final está cada día más cerca de ser una realidad.
La salida del usurpador Maduro es irreversible hoy , mañana o pasado, será una realidad política su régimen se quedó aislado totalmente, sin presencia y apoyo popular en el país, divididos militarmente, sin respaldo internacional en 60 países de varios continentes, sin representación en la OEA y ante el gobierno de Estados Unidos, sin CITGO internacional devuelta al Presidente Guaidó, sin los pagos millonarios en dólares por vender petróleo a USA y la prohibición de entregar petróleo gratis a la dictadura cubana, incluyendo su expulsión del BID y pronto del Banco Mundial, agregando su rechazo mundial por la violación de los DDHH, a ese critico cuadro le agregamos solo 300 mil barriles a duras pena de producción petrolera diaria, todo un cerco de sanciones económicas y políticas a nivel internacional. Está liquidado definitivamente. Tener paciencia y fe en Dios que ocurrirá pronto
Nuestra mayor contribución es mantenernos todos sin excepción Unidos, aportando en forma positiva los esfuerzos necesarios para coadyuvar a su derrota final.
No hacer caso a “cadenas”, mensajes de textos, videos trucados, grabaciones anónimas y publicaciones producidas por el G-2 cubanos y sus aliados del castro comunismo internacional, dirigidas a estimular la depresión, la división interna, la calumnia y agresiones contra dirigentes y organizaciones opositoras. Rechazo total a la manipulación mediática de la dictadura.
Es la hora de la solidaridad activa con nuestros compatriotas opositores y las organizaciones políticas, de la sociedad civil y nuestra Asamblea Nacional legítima y al Presidente Guaidó.
Unidad nacional contra nuestros enemigos. ¡Ni un paso atrás!
Fe, confianza, optimismo y valentía en estas horas finales del régimen opresor del usurpador y sus secuaces. ¡No estamos solos! ¡Vamos muy bien!