Varias organizaciones civiles se movilizan para bloquear candidatura de Trump

El Globo News

]WASHINGTON DC.- Tras el anuncio del expresidente Donald Trump de que se postulará para recuperar la Casa Blanca en 2024, varios grupos de derechos civiles se están movilizando para bloquear su candidatura en virtud de una disposición constitucional poco conocida, en base a su comportamiento durante el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos.

La disposición, la Sección 3 de la Enmienda 14 de la Constitución de EEUU, establece que “ninguna persona podrá” ocupar un cargo federal o estatal que haya hecho previamente un juramento de “apoyar la Constitución” y luego “participe en una insurrección o rebelión” o “dado ayuda o consuelo a los enemigos” del país.

Conocida como la “cláusula de descalificación”, esta se adoptó después de la Guerra Civil Estadounidense de 1861-1865 para evitar que los miembros de la recién derrotada Confederación ocuparan cargos en el período de posguerra.

La cláusula quedó en gran parte inactiva después de que el Congreso aprobara la Ley de Amnistía en 1872, levantando las penas de inhabilitación contra la mayoría de los ex confederados.

Pero a raíz del asalto al Capitolio por parte de los partidarios de Trump, organizaciones civiles y algunos académicos constitucionales dicen que la medida ha adquirido una nueva relevancia.

“No estoy seguro de que los redactores de la Enmienda 14 pudieran haber imaginado cómo podría ser la próxima insurrección, pero al codificar la Sección 3 de la Enmienda 14 ciertamente le dieron al Congreso y al público estadounidense las herramientas para inhabilitar a los funcionarios gubernamentales que participan en insurrecciones. al aprobar esa enmienda”, dijo Donald Sherman, asesor principal de Citizens for Responsibility and Ethics en Washington (CREW), un organismo de control del gobierno, durante una conversación en Twitter Space la semana pasada.

Sherman dijo que CREW está preparado para “tomar las medidas legales o de defensa apropiadas” para garantizar que Trump sea descalificado bajo la Sección 3.

Minutos después del anuncio de Trump, otras dos organizaciones, Free Speech for People y Mi Familia Vota, lanzaron por medio de TrumpIsDisqualified.org una campaña para instar a los funcionarios electorales estatales a excluir a Trump de sus boletas.

“Creemos que constitucionalmente no es elegible para postularse para el cargo”, dijo Héctor Sánchez Barba, director ejecutivo y director general de Mi Familia Vota, en un comunicado.

Trump ha negado que haya actuado mal en relación con el ataque del 6 de enero, y los académicos legales conservadores ven el intento de descalificarlo como una posibilidad remota.

Al señalar que los tribunales han rechazado en gran medida los intentos recientes de inhabilitar a algunos candidatos que apoyan a Trump, Jonathan Turley, profesor de derecho de la Universidad George Washington, dijo: “Creo que eventualmente llegaría a la Corte Suprema y sería rápidamente aplastado”.

La disputa sobre si Trump es elegible para postularse nuevamente para el cargo se reduce a dos preguntas clave: ¿si lo que sucedió el 6 de enero constituye una insurrección y si la cláusula de inhabilitación puede entrar en vigencia sin una ley del Congreso?.

En los casi dos años transcurridos desde el 6 de enero de 2021, los demócratas han afirmado repetidamente que el asalto al Capitolio fue “una insurrección”, argumentando que no fue solo un ataque a la sede del Legislativo de EEUU, sino un intento de subvertir el mandato constitucional en medio del proceso de certificación de los resultados de las elecciones presidenciales.

Pero los republicanos, quizás conscientes de las implicaciones legales del término, han rechazado esa caracterización. Turley, quien apareció como testigo invitado por los republicanos durante el primer juicio político a Trump, en 2019, sostiene que el 6 de enero no fue una insurrección en el sentido legal.

“Si bien es muy común que la gente se refiera a los disturbios del 6 de enero como una insurrección, no se ha encontrado legalmente que sea tal cosa”, dijo Turley. “Por lo tanto, no encaja particularmente bien con la cláusula de descalificación”.

Igual de polémica es la cuestión de si la cláusula de inhabilitación se puede aplicar sin una ley del Congreso.

En referencia a un fallo judicial de 1869 que involucró la descalificación de un exfuncionario confederado, algunos juristas argumentan que la cláusula no es “autoejecutable”, lo que significa que no se puede hacer cumplir sin la legislación del Congreso.

Para que la ley entre en vigor, dicen estos expertos legales, el Congreso debe crear un procedimiento para determinar si un candidato ha cometido un delito inhabilitante. El Congreso, de momento, no ha hecho eso.

Mientras, otros dicen que tal acción no es necesaria.

“Mucha gente dice que tiene que haber una legislación federal que cree un proceso simple para que esta disposición se aplique o sea operativa, y simplemente no estamos de acuerdo”, dijo Liz Hempowicz, vicepresidenta de política y asuntos gubernamentales del Proyecto de Control Gubernamental, y coautor de un informe que argumenta que la cláusula de inhabilitación se podría aplicar.

Para disputar la candidatura de Trump, los retadores tienen varios caminos legales, dijo Hempowicz. Una es pedir a los secretarios de estado en estados clave que no incluyan a Trump en ninguna votación futura, explicó. Otra es buscar órdenes judiciales locales para evitar que obtenga acceso a la boleta.

“Es un sistema muy complejo y dependerá de los procesos en 50 estados diferentes”, afirmó Hempowicz.

“En algunos estados, tiene que ser alguien que buscaba esa nominación y no la obtuvo”, dijo. “En otros estados, es más amplio y los ciudadanos preocupados pueden cuestionar la candidatura de alguien”.

Para bloquear la candidatura de Trump, los desafíos “ciertamente tendrían que ser más de un estado, pero no creo que tengan que ser los 50”, precisó Hempowicz.

Si algún estado toma medidas para inhabilitarle, el expresidente podría intentar que los tribunales revoquen la orden, preparando el escenario para batallas judiciales prolongadas mucho antes de las próximas elecciones presidenciales.

“Para ser justos con los votantes estadounidenses, este argumento debe resolverse de manera concluyente en los tribunales mucho antes de que los votantes emitan sus votos en 2024, y no el 6 de enero de 2025, cuando el Congreso se reúna para contar los votos electorales”, dijo Edward Foley, profesor de derecho de la Universidad Estatal de Ohio, escribió en una entrada de blog reciente.  Fuente informativa VOA.   Gráfica cortesía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.