VENEZOLANO, NO PIERDAS LA FE

Alfredo González/

MIAMI. – Darrel Soto, representante demócrata por Florida, introdujo el 15 de enero de 2019 la iniciativa que con fuerza de ley otorgaría el Estatus de Protección Temporal (TPS) a aproximadamente 200,000 venezolanos radicados en los Estados Unidos. El TPS es un programa renovable que no solo protege contra la deportación, sino que otorga un permiso de trabajo a los extranjeros de los países favorecidos.

Actualmente, Estados Unidos favorece con el TPS a más de 400.000 ciudadanos de El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Yemen. Es lógico que los venezolanos, que conforman hoy en día el mayor grupo de solicitantes de asilo, también busquen afanosamente un refugio seguro en los Estados Unidos.

El 25 de julio de 2019, la Cámara de Representantes de los EE. UU. aprobó la Ley H.R.549 que ampara a los ciudadanos de Venezuela bajo el estatus temporal de protección. Sin embargo esta semana el Senado, controlado por los republicanos, abortó otra vez la aprobación que permitiría el pase de la Ley para el ‘ejecútese’ en la Casa Blanca.

Por otra parte, a pesar de la crítica situación de Venezuela, la administración de Trump continúa deportando a ciudadanos venezolanos, enviándolos de vuelta al infierno que creían haber dejado para siempre. Es innegable que no existe de parte del presidente la voluntad política para otorgar el anhelado estatus a los venezolanos.

Entretanto Maduro, atornillado en la silla por Vladimir Putin, sigue en su coto profundizando a sus anchas la crisis humanitaria y vulnerando los derechos humanos impunemente. Hoy más que nunca la colonia venezolana de Florida, que ha sufrido en carne propia las atrocidades del régimen, está ansiosa de que el gobierno norteamericano respalde de hecho y no de palabra la aprobación del TPS para los venezolanos.

En este sentido Joe Biden, que es un hombre serio, prometió que al llegar a la Casa Blanca propiciará inmediatamente el TPS para los venezolanos y estructurará acciones coherentes y efectivas para reponer la democracia en Venezuela.

Y escribiendo estas notas me viene a la mente esta frase del genial Winston Churchill con la que me despido: “Nunca me preocupo por la acción, sino solo por la inacción”.

miamibroker@yahoo.com

A %d blogueros les gusta esto: