Venezolanos colapsaron solicitud de nacionalidad en Cúcuta

Kennia Espinoza / El Globo

El delegado del Registrador Nacional de Colombia, Roque Alirio Martínez Santos, señaló que  la sede del organismo en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, no tiene capacidad humana, técnica ni de infraestructura para atender el número de usuarios venezolanos que se presentan a realizar trámites en la Registraduría.

Cientos de venezolanos acuden diariamente al organismo para realizar trámites, relacionados especialmente, con la obtención de la nacionalidad colombiana. Las colas son tan largas y numerosas que llegan a obstaculizar gran parte de los negocios contiguos a la sede de Registraduría de Cúcuta, donde la situación es crítica y ocasiona molestias a los demás ciudadanos.

Según señaló un funcionario de esta sede, se atienden alrededor de 800 a 900 personas, de las cuales, casi el 80 por ciento son venezolanas.Además, este volumen de usuarios aumenta y se repite en los 39 municipios del departamento, dijo Martínez.

Antes, cada funcionario en Cúcuta atendía 70 personas en promedio, y ahora, puede llegar a unas 200 por día. Son muchos los ciudadanos que se quejan, porque no se pueden movilizar con facilidad por el espacio público debido a la multitud y desorden que provocan la falta de organización de quienes hacen las filas y la escasez de funcionarios.

“Estamos a la espera de tener más funcionarios para alivianar esta situación”, puntualizó el delegado. “Sin embargo, los servicios se siguen prestando a quienes los soliciten en la medida que esté a nuestro alcance”.

“Ahora, todo es más lento y difícil, ya sea para acceder a un turno, o para algo tan elemental como tener información del proceso para agendar citas” señaló Jenny Flórez, ciudadana colombiana.

En esta entidad se hacen trámites de registros, tarjetas de identidad, cédulas, renovación, duplicados, postgrabación de registros, información, e inscripción de cédulas.

En ese mismo sentido, debido a las quejas reiteradas por parte de los usuarios, se puso fin a las citas por internet y estas se seguirán gestionando personalmente, directamente en la sede, para evitar estafas por parte de intermediarios ilegales que hacían cobros hasta de 30 mil pesos por cita.Vanguardia.