Venezolanos intentando entrar a Chile: “Se lo rogamos, permítanos ingresar”

Elglobonews.com

En amplio reportaje, el diario El Mundo de España relata como lucha  la emigración venezolana para ingresar a Chile. Los relatos del desgarro  se han trasladado en estos días hasta la frontera que divide Chile (que ya cuenta con 288.000 venezolanos) y Perú (con 800.000).

 “Yo quiero conocer a mi nieto, nació aquí. Pero ustedes no permiten la entrada. Se lo rogamos, hemos hecho cadena de oración, para que ustedes nos apoyen. Dios mío, ¡ayúdennos!”, rogaba ayer ante los medios locales una de las venezolanas varadas en la frontera.

Los cientos de criollos que esperan una solución en la frontera de Chacalluta forman parte de otra nueva oleada que huye de su país para unirse a la descomunal diáspora, que ya suma entre cuatro y cinco millones de venezolanos.

Y que en esta ocasión suma nuevos obstáculos a los ya habituales recorridos interminables por las carreteras del subcontinente: la repentina decisión de Chile, que exige a los venezolanos desde la semana pasada un visado turístico para los que no posean la visa de “responsabilidad democrática” o lleguen como refugiados, le une a Perú en sus restricciones migratorias. Ecuador prepara medidas parecidas, como las que ya tienen países como Panamá y Guatemala.

La iniciativa chilena atrapó a miles de venezolanos en su tránsito hacia el sur. Varios centenares quedaron atrapados en el frío y al menos 98 fueron bloqueados en la frontera entre Ecuador (350.000) y Perú.

Las medidas restrictivas coinciden con el callejón sin otra salida que la fuga en que se ha convertido Venezuela. Buena parte de los que ya aprestan sus maletas han esperado a que sus hijos acaben este mes el colegio. Otros, simplemente, se han unido al éxodo olvidando ya la esperanza surgida en enero. La encuestadora Consultores 21 ha confirmado con sus sondeos el clamor nacional: 47% de los venezolanos se plantea emigrar y seguir rutas parecidas a las ya emprendidas por sus compatriotas.

La inmensa mayoría no cree en absoluto que el país vaya a mejorar y el 95% considera que el país está mal y va mal, según Datanálisis. “El régimen comienza a dar señales de interés en facilitar la salida. Los números muestran que estimar entre este año y el próximo una emigración semejante a la que ya ha salido no sería descabellado. Ello contribuiría a estabilizar al régimen”, desvela el politólogo Benigno Alarcón.

“Me voy porque aquí la ‘vaina’ está demasiado ‘arrecha’ (difícil). Las cosas tan caras y mis dos hijas tienen muchos gastos”, asegura la caraqueña Marielbis Bonillo, que hace un mes emprendió un viaje de ida y vuelta a Cúcuta para comprar jabones, champús, desodorantes, cremas corporales y chucherías.