En Venezuela Internet y conexión móvil afectada por falta de divisas

El Globo News

En Venezuela, las telecomunicaciones  y la velocidad de navegación en internet, se han visto afectadas, debido a el rezago en las tarifas, la deuda en moneda extranjera con sus proveedores internacionales y el vandalismo contra los equipos hacen que cada día sea más difícil la prestación de los servicios de Internet, telefonía móvil y televisión por suscripción.

La industria requiere de una permanente inversión en dólares para poder mantener la oferta de servicios de calidad. Se calcula que la demanda anual de divisas para mantener las operaciones es de entre 1 millardo y 1,5 millardos de dólares porque amerita gran cantidad de componentes importados.

Desde 2013 las empresas del sector no reciben liquidaciones en moneda extranjera del Centro Nacional de Comercio Exterior. Venezuela en el año 2007 se ubicó a la vanguardia en tecnología a nivel Latinoamericano, pero actualmente tiene el Internet más lento, dejó de ofrecer el servicio de roaming a usuarios de telefonía móvil y están limitadas las llamadas internacionales a solo algunos países como consecuencia de la desinversión.

Mientras en algunos países de América Latina la velocidad de Internet alcanza 10 megas, en Venezuela es de 2,1 megas. El promedio de velocidad Cantv se sitúa en 1,7. En telefonía móvil la región utiliza 5G. Sin embargo, Digitel y Movistar ofrecen 4G en algunas ciudades; y Movilnet, que tiene la mitad de los usuarios del servicio en el país, opera con tecnología de segunda generación, CDMA.

¿Qué hacen las operadoras? A pesar de la falta de divisas, Movistar y Digitel apuestan por “la mejor conexión 4G LTE” y la ofrecen a sus usuarios en planes pre y pospago. La operadora española indica que el último incremento de tarifas que realizó el sector fue en 2015 y que continúan en conversaciones con el gobierno para definir los nuevos precios de sus servicios.

La operadora española indica que el último incremento de tarifas que realizó el sector fue en 2015 y que continúan en conversaciones con el gobierno para definir los nuevos precios de sus servicios. Para telefonía móvil creó nuevos planes “Full” pre y pospago destinados a equipos inteligentes y 4G,  con tarifas que varían entre 1.599 y 9.299 bolívares mensuales.

El mayor problema que afronta Movistar es el vandalismo y el hurto contra sus estaciones. Entre enero y octubre del año pasado, 331 estaciones han sido blanco de hurtos,  algunas de estas más de una vez. Contabilizan 578 hechos vandálicos, 154% más que en igual lapso de 2015, cuando registraron 228. La consecuencia es que 1,5 millones de usuarios se han visto afectados.

La empresa señala en un reporte que de las 2.602 estaciones que tiene, 41 no están operativas debido a que no se han podido recuperar por completo debido a la escasez de repuestos y otras 5 operan parcialmente.

Digitel también creó planes pre y pospago para los clientes nuevos de los servicios móvil 4G LTE y 3G. Los programas varían entre 1.799,34 bolívares y 6.499,92 bolívares. Otra novedad de esta operadora es el Internet móvil 4GLTE, que permite la conexión de hasta 5 personas para navegar “a toda velocidad”.

El problema se genera con la estatización de la Cantv y el deterioro que experimentó en los años siguientes la empresa más grande del sector, propietaria de la mayor red de fibra óptica y principal proveedora de servicio a la industria. Cantv y Movilnet representan la mitad del mercado y cuando el Estado tomó el control se quedó con las industrias vanguardia del sector.

En los últimos 9 años la situación se ha ido agravando y, además, las empresas se descapitalizaron de talento. La mitad de los cliente de telefonía móvil utiliza tecnología obsoleta de hace siete años. También se perdió la mayor parte del capital humano. La mayoría de los ingenieros se fueron a Centroamérica y el Caribe cuando el gobierno implementó la política de equidad social y los empleados pasaron a ganar el mismo salario sin que se considerara la formación académica y experiencia.

En  2009 el presidente Hugo Chávez aprobó el decreto 6.649, que prohíbe en el sector público nacional el gasto en servicios de telefonía celular y de discado directo internacional, así como el uso de Internet por considerarlo suntuario o superfluo. “El desprecio hacia las tecnologías desde el poder se concretó con la exclusión del sector en el otorgamiento de divisas preferenciales”, afirmó Luis Carlos Díaz, periodista especializado en tecnología.

Se calcula que la deuda con los proveedores asciende a 1,5 millardos de dólares y, en consecuencia, las líneas de crédito están cerradas. Esto dificulta la adquisición de repuestos y equipos para solventar las averías, hurtos o accidentes, y mientras tanto los venezolanos distan  cada día más de la nueva era tecnológica.

Kennia Espinoza