En Venezuela, la lucha democrática no puede reducirse a unas elecciones regionales

Kenny Bolívar
Analista venezolano

Ya tengo siete años en el exilio, exactamente desde agosto del año 2010. En ese tiempo era el Presidente del Sindicato Unido Organizado de la Administración de Justicia en Caracas. Fui un denunciante de la corrupción, las mafias y las injusticias del poder judicial y sobre todo de la forma como siempre fue manejado el sistema de justicia en Venezuela, comenzando por Iván Rincón Urdaneta, Omar Mora y Luisa Estela Morales, sin olvidar la hoy perseguida Luisa Ortega Díaz quién ejerció siempre la acción penal.

Soy formado en democracia y por demócratas, mis padres vienen de valores y principios políticos partidistas, soy formado en la doctrina social de la iglesia, aunque al día de hoy creo en el liberalismo como filosofía política hacia una nueva forma de libertad individual. Ahora bien, esto no supone que debería quedarme de brazos cruzados en el tema electoral y sobre todo tampoco supone callar mi opinión al respecto, por el contrario lo que está mal, está mal.

Después de las declaraciones de Smart Matic donde claramente se evidenció ante el mundo que los resultados son manipulables, así como se pueden manipular las máquinas electorales, como puedo pensar que sean unas elecciones claras y transparentes en el caso que se nos presenta este 15 de octubre. Por otra parte, hay que sumar las otras casualidades que embargan a este proceso y es que no se va a contar con la tinta indeleble lo que facilita la identificación y secuestro de las colas en los centros de votación.

La oposición va a las elecciones en condiciones de desventajas, no tengo la menor duda. En ese sentido, otras de los abusos que se le suman es que habrá tarjetón electrónico el cual lleva a ejercer el voto en una pantalla, el cual nunca antes habíamos votado de esa manera en Venezuela. Por último, tampoco habrá sustitución de candidatos y allí muchos votos serán nulos de alguna manera.

HAY QUE HABLAR CLARO

En otro orden de ideas, los únicos que ocultan que hay dialogo son algunos sectores de la oposición, conocemos que claramente se han dado un sin fin de reuniones entre el régimen y la MUD, es por ello que mientras no se le hable claro al país, no gozarán de credibilidad, el país sabe que detrás hay negociaciones y es por ello que la calle y nuestros hermanos muertos pasaron a un segundo plano.  Así han ocultado muchas cosas, otras de las cosas que se ocultó al país fue la auditoría que se realizó al nuevo sistema de votación y esto complicará las impugnaciones el día de mañana. De esta manera le han ocultado muchas cosas al país, los venezolanos merecemos saber que se dialoga y conocer las condiciones del tan mencionado dialogo.

La calle se enfrió por la sencilla razón que la dirigencia se embaucó en un proceso electoral a gobernaciones, cuyo proceso debió realizarse el año pasado por cierto. Pero olvidamos a nuestros hermanos presos hoy en condiciones infrahumanas, olvidamos a quienes murieron en las calles producto de la represión criminal del régimen, olvidamos a quienes están en el exilio, cambiamos los temas esenciales del país por un tema electoral, no hablan ya de inseguridad, escasez de medicinas y productos de primera necesidad, no se habla de la justicia que merecen nuestros hermanos que murieron en las calles.

Es increíble que haya tenido mejor y oportuna coherencia la comunidad internacional que la oposición nuestra, la comunidad internacional comenzando por la OEA y en su mayoría los países que la integran han sido quienes han condenado de manera contundente a la dictadura y sus crímenes contra nuestros hermanos venezolanos. La comunidad internacional nos acompaña y es coherente con nuestra lucha.

Por ahora no veo que nada cambie sino cambiamos en cuanto a las estrategias y los objetivos con claridad, necesitamos enfocar el trabajo de calle, el trabajo de reencontrar a los ciudadanos y sobre todo una dirigencia que goce de liderazgo más consistente y de más confianza. Debemos saber qué plan maneja nuestra dirigencia para que haya claridad en el acompañamiento de las rutas a la conquista de la libertad. Mientras tanto nosotros seguiremos denunciando al régimen y seguiremos desde MOVERE denunciando a los violadores de derechos humanos. Tengo fe en que Venezuela será libre tarde o temprano.

Kennedy Bolívar
– Exdirigente estudiantil de la UCV
– Expresidente del sindicato del poder judicial en Caracas
– Presidente de MOVERE
– Abogado y político venezolano en el exilio.