Venezuela: Situación de premura

Rómulo Guédez G.
Caracas
Especial para El Globo News

Uno como persona aprende que la dignidad y la responsabilidad son vitales para que la vida se extienda con creces en el tiempo. Tomando en cuenta esta premisa, es difícil, pero no imposible, escribir sobre la situación de Venezuela, conocida a escala mundial. Muchos se preguntarán, ¿qué factores tan terribles sucedieron para que nuestro país llegara a esta situación de debacle?

Son demasiadas aristas que en el contexto político actual incidieron para que hoy día nos encontremos en esta encrucijada letal. Sin embargo, tomo el vocablo “dignidad” porque es inherente a la libertad y la democracia, a valores de crecimiento, de lealtad, de verdad, de responsabilidad. Es difícil no generalizar, pero en el caso de Venezuela en estas dos décadas todo se trastocó en aras del engaño cotidiano, a veces pueril. Bajo las sombras se fue sedimentando otro país, que los políticos venezolanos de aquel momento, con su vasta experiencia en el manejo del Estado, ignoraron. El gran fiasco me parece que fue subestimar a este grupo de golpistas que venía actuando desde hace tiempo con una agenda oculta y que dio ese zarpazo el 4 de febrero de 1992.

Es obvio que debo dar algunos saltos. Conocí a Chávez un día después de que salió en libertad del cuartel San Carlos, allá en Sabaneta, por casualidad. Me encontraba cerca y fui como muchos a ver el espectáculo, porque de eso se trató. El hombre se presentó como un encantador de serpientes y los campesinos y gente de esos pueblos deliraban de entusiasmo. Me acuerdo que subí a la improvisada tarima halado por la mano de uno de sus colaboradores y el comandante me dio su tarjeta, con su respectivo número celular, que decía, si mal no recuerdo: “Comandante Chávez Frías”, le dijo al organizador que me llamara para que colaborara con ellos.

No lo hice realmente. Desde ese momento ha corrido mucha agua bajo el puente y todo el mundo sabe que el planteamiento central que hizo desde ese día de la “democracia participativa y protagónica” lo fue cambiando según los intereses del castro comunismo, ¿o no recuerdan la famosa frase: “Venezuela y Cuba marchan juntas hacia el mar de la felicidad”? Demás está decir que Chávez fue deshonesto desde el poder, y no me refiero a que fuera ladrón, apunto a que la mayoría de proyectos, unos en el papel y otros empezados, no se culminaron para mejorar el estándar de vida de la gente, y esa variable entra en la irresponsabilidad y en el menoscabo de la dignidad del venezolano. Por ende, la situación actual con este primer régimen chavista que preside Maduro no se puede desligar de la responsabilidad del comandante.

Si nos ponemos a enumerar los casos terribles de lo que sucede día a día, daría espacio para una gruesa enciclopedia. Las penurias del pueblo se profundizan cada día debido a la falta de alimentos y el sobreprecio de los que se encuentran, la carencia de medicamentos, la inseguridad que reina en la calles del país, el mal tratamiento de la información… todo es inaudito. Quiero aclarar que no soy dirigente político, simplemente soy un jubilado, pero ello no me impide que opine sobre la deprimente situación que padecemos, la cual sería de fácil solución si el gobierno actuara según la Constitución y aceptara las diferencias sociopolíticas propias y naturales de los venezolanos.