Venezuela vive la peor crisis hospitalaria de su historia

Aida Salazar /

El Globo News –

Venezuela vive en estos momentos la peor crisis hospitalaria de su historia: equipos en mal estado, falta de medicinas, instalaciones deterioradas y el éxodo masivo de profesionales de la salud.

Suena paradójico que el país suramericano con las mayores reservas probadas de petróleo, atraviese una crisis tan severa que al menos un cuarto de su población necesita asistencia humanitaria.

Según un informe realizado por especialistas la infraestructura de salud de Venezuela es hoy “típica de las zonas de conflicto o de las naciones devastadas por la guerra” y se percibe que más de 280.000 niños están en riesgo de muerte por desnutrición severa.

Los principales centros de salud del país están abandonados y carecen de las mínimas condiciones sanitarias para atender a los pacientes que acuden en busca de asistencia médica. Los quirófanos no funcionan o están contaminados, los tomógrafos y aparatos de rayos X están en mal estado y el personal médico es escaso, porque la gran mayoría se ha ido del país en busca de un mejor futuro.

Enfermarse en Venezuela “es un lujo”, si no se cuentan con los recursos económicos para acudir a una clínica, el paciente tiene que vivir un verdadero «vía crusis» en busca de un hospital que atienda su emergencia.

Tal es el caso de la señora María González afectada con un Accidente Cerebro Vascular (ACV), sus familiares recorrieron  toda Caracas en busca de un hospital que atendiera su emergencia y en ninguno fue recibida por falta de equipos. “Tuvimos que llevarla a una clínica porque pasaban las horas y ella necesitaba atención médica”, dijo su hija visiblemente afectada.

Pero no todos los venezolanos cuentan con los recursos para pagar una atención médica privada que se ha dolarizado, en un país con una espiral inflacionaria donde los salarios apenas alcanzan para cubrir algunas necesidades básicas.

Según el médico patólogo venezolano Alberto Paniz además del éxodo masivo de profesionales de la salud, el otro problema que afecta a la salud pública venezolana es la politización de los programas de salud.   “Aun con sus defectos, era un sistema efectivo, hecho a pulso con experiencia y trabajo y con una cobertura casi universal de la población, pero la crisis sanitaria venezolana fue una crónica de una muerte anunciada”, aseguró Paniz.

Este doctor venezolano participó en la elaboración de un informe científico en el que se señalan nuevos datos sobre el resurgimiento de enfermedades prevenibles con vacunas y de las epidemias en curso como la malaria, sarampión y difteria y su “impacto desproporcionado” en las poblaciones indígenas.

Foto referencial (Fuente externa)