VENEZUELA Y LA CAMPAÑA ELECTORAL NORTEAMERICANA

Por Carlos Ramírez López-  

En mi condición de ciudadano venezolano estoy muy agradecido con la política del presidente Donald Trump ante la tragedia que ocurre en mi país y en mi condición de ciudadano norteamericano le daré mi voto el próximo 3 de noviembre.

LA IMPORTANCIA DEL TEMA VENEZOLANO

Como dijera un narrador hípico “En la recta final se cierran posiciones” y en esta etapa de la competencia Donald Trump -Republicano-  y Joe Biden -Demócrata- sacan a relucir el caso venezolano que tiene una importancia política mas que numérica porque tras el estimado de que en Estados Unidos serían unos 400.000 los exiliados solo un porcentaje menor sería el que ha logrado alcanzar el estatus de ciudadanía para poder ejercer derecho al voto. Pero la cosa no es solo numérica, sino que implica el tema humanitario que genera atención en el escenario global y representa la confrontación entre democracia y dictadura, liberalismo capitalista y socialismo dictatorial además involucra la posición militar estratégica en una región vecina que por si fuera poco está llena de recursos naturales.

TRUMP Y MADURO

La actitud de Trump al respecto ha sido muy dura en contra del régimen y a favor de la restitución de la democracia, y en esta línea ha liderado la conformación de un bloque en la OEA, ha alentado el del Grupo de Lima y sin duda ha influido en la actitud que también viene asumiendo la Unión Europea para la emisión de sanciones a las actividades narcoterroristas de la élite dictatorial y a sus agentes. Su oferta es profundizar esa conducta y hasta insinúa ir mas allá.

BIDEN Y MADURO

Joe Biden por su parte solo últimamente se ha estado refiriendo al tema, y, ¡vaya novedad.! recientemente ha dicho que Nicolás Maduro es un dictador y ofrece dar protección temporal (TPS) a los venezolanos que estén en territorio norteamericano para garantizarles su permanencia sin deportaciones.

COMPARANDO

Si ponemos en la balanza comparando las dos actitudes ante el drama venezolano vemos que lo de Biden, además de circunstancial, es solo motivado por la relevancia que adquiere el caso, es muy tibio, solo a última hora dice que Maduro es un dictador y se limita a ofrecer una permanencia “mientras tanto” que eso es el TPS (Estatus de Protección Temporal). No hay una propuesta para resolver el fondo, los llamados a una salida electoral solo son piropos a la luna. Una pandilla que aliada por los grupos terroristas de Colombia está inundando de cocaína a los vecinos; una mafia que acaba con las selvas tropicales de el estado Bolívar destrozándolas y contaminándolas con mercurio para extrae el “oro de sangre” en el cual se mezclan los dineros del narcotráfico; un régimen que facilita el establecimiento de bases para el terrorismo islámico y que saquea impunemente al país, no va a irse con medidas de alivio migratorio como es el TPS, ni con cándidos llamados a elecciones libres. Lo que necesitamos es fuerza, intervención humanitaria, militar o como se llame, pero fuerza, pues ese régimen criminal solo va a salir de esa manera. Esa única oferta de Biden de dar protección migratoria temporal, en el fondo, solo favorece a Maduro porque estimula la emigración y rebaja la presión interna en Venezuela.

Y SOBRE LA POLÍTICA INTERNA

Yo llegué aquí a Estados Unidos hace 10 años, me hice ciudadano, aquí vivo, tengo derecho al voto y como antes dije, lo haré por Donald Trump, y eso no será solo por las razones propiamente venezolanas, sino también como ciudadano norteamericano. Esta determinación la tengo tomada primero, y entre otras razones, porque quiero que Estados Unidos siga siendo una democracia fuerte, un país de leyes y de oportunidades contra lo cual  conspiran los grupos radicales que encabeza Bernie Sanders a los que se viene sometiendo el candidato Joe Biden pues están ejerciendo fuerte influencia en el Partido Demócrata cuyos líderes han llegado a la infame actitud de ponerse de rodillas frente a las vandálicas acciones del grupo extremista Black Lives Matter, solo para hacer demagogia con la gente de color. Es anecdótica la respuesta que dio a la pregunta de un periodista negro sobre las razones para votar por él: “Te diré que si tienes un problema para saber si estás conmigo o con Trump entonces no eres negro”. Igualmente resulta condenable la demagógica política del partido Demócrata respecto al auxilio que por desempleo ha instrumentado el gobierno.

POR OTRA PARTE

Obviamente que de resultar electo Joe Biden no podrá terminar el mandato, o no lo ejercerá a cabalidad pues ya no da para más, está demasiado desgastado, no coordina, la edad mental supera su edad física.  El mando lo asumiría Kamala Harris su compañera de fórmula, a quien vimos en el debate con Mike Pence y allí se mostró como una agitadora más que como una estadista del tipo que se requiere para tan delicado cargo y que en la comparación quedaba en gran evidencia como le supera éste compañero de Donald Trump.

Las respuestas correctas para Venezuela y para Estados Unidos de Norteamérica la tiene la dupla Donald Trump Y Mike Pence.

@carlosramirezl3

A %d blogueros les gusta esto: